jueves, julio 23, 2009

Vuelve al trillo

Monsanto retoma viejos planes con trigo transgénico

Duración: 2 minutos 35 segundos
Descargar: MP3 – 1.7 MB

Hace cinco años la noticia fue recibida con beneplácito por productores y consumidores. Luego de casi tres años de debates y denuncias, la corporación semillera Monsanto anunciaba en mayo de 2004 que suspendía todos sus experimentos con semillas de trigo transgénico y dejaba de lado sus intentos de desarrollar nuevas variedades.

En aquel momento se habló de victoria ambiental y de la incidencia que podían llegar a tener los productores sobre las políticas corporativas, pero hechos más recientes tal vez demuestren que sólo se trató de un repliegue táctico.

El martes pasado en las oficinas de Monsanto en la ciudad estadounidense de Kansas se anunció la compra por 45 millones de dólares de una empresa especializada en estudios genéticos con trigo, llamada WestBred LLC.

Los ejecutivos que participaron en la conferencia afirmaron que a pesar de tratarse de una firma de pequeña escala, WestBred LLC ha logrado avances en las investigaciones de este cereal que finalmente terminarán siendo “muy rentables” para Monsanto.

Carl Casale, vicepresidente ejecutivo de Monsanto, explicó que los planes estarán enfocados en desarrollar variedades de trigo más resistentes a la sequía y las plagas, y que la adquisición generará un “cambio radical en el rendimiento” de las semillas de trigo. Los nuevos productos estarán a disposición de los agricultores “a mediados o finales de la próxima década”, según anunciaron.

Mientras Monsanto avanza con sus peligrosos negocios, las señales de rechazo a sus políticas siguen siendo moneda corriente en todo el mundo. Días atrás, la autora francesa del libro “El mundo según Monsanto: de la dioxina a los OGM”, Marie-Monique Robin, señaló en una entrevista con el diario mexicano La Jornada que la empresa estadounidense gasta fortunas para “desinformar de manera sistemática”, y que actualmente estamos en una “guerra de información” contra Monsanto.

En Brasil, en tanto, están denunciando a los grandes fabricantes de agrotóxicos por “boicotear” las revisiones de los productos que fabrican y venden. Las empresas Bayer, Syngenta, Monsanto y Dupont están obstruyendo el trabajo de la justicia ante el temor de que pueda prohibir la comercialización de algunas variedades de semillas, según señala un comunicado del Sindicato Nacional de Trabajadores de Investigación y Desarrollo Agropecuario (Sinpaf por sus siglas en portugués).

Etiquetas: , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal